Que volver a clases no sea una pesadilla

Luego de la temporada de vacaciones, para muchos niños, niñas y adolescentes volver a las aulas se convierte en una tortura, pues los hábitos adquiridos durante el año escolar se han obviado durante algunas semanas y retomar ciertas disciplinas parece misión imposible.

09-01-2019
Acompañe a los niños y niñas en su regreso a clase

Por esta razón, consultamos cuáles son las recomendaciones para que los padres de familia y cuidadores se conviertan en los mejores aliados de los niños y niñas en este regreso a clases.

Antes de empezar el nuevo año escolar es importante hacer un balance del año anterior, para revisar cuáles son las expectativas y temores que puede enfrentar el niño o adolescente.

  • Si hubo dificultades en algunas materias, proporcione herramientas didácticas para que el niño esté preparado para los nuevos retos académicos que enfrentará. “Si un padre es consciente que su hijo tiene dificultades con las matemáticas, es importante que busque maneras innovadoras y creativas para superar el miedo a los números”, menciona Claudia Sánchez, experta en niñez y adolescencia.
  • Si el niño enfrentará cambios más drásticos, como pasar de la primaria al bachillerato o un cambio de colegio, recuerde acompañarlo y motivarlo con los aspectos positivos de esta nueva experiencia.
  • Revise si hubo casos de bullying o manifestaciones de violencia que lo desanime o lo atemorice a regresar. Tome las medidas correspondientes para evitar que estas acciones se repitan y esté en contacto permanente con los docentes.

(Puede interesarle: Recomendaciones para acompañar a los niños y niñas en el inicio de su vida escolar)

Otro de los aspectos que se deben tener en cuenta para el regreso a clase es reactivar algunos hábitos que durante las vacaciones se olvidan.

  • Algunos días antes de iniciar las clases, ajuste los horarios de sueño. Es importante que el niño duerma el tiempo suficiente y retome sus hábitos de dormir temprano para que madrugar no sea una tortura.
  • La alimentación también es importante. Recuerde que los niños deben tener una dieta balanceada, así que promueva el consumo de frutas y verduras y reduzca los dulces o postres muy comunes en la temporada navideña.
  • En vacaciones hay mucho tiempo libre y oportunidades para jugar. Es necesario que nuevamente se definan los espacios para la recreación y se generen espacios de calidad entre padres e hijos para hacer juntos las tareas, pero también para divertirse.

Recuerde que la vida escolar de los niños y adolescentes no depende exclusivamente de los docentes y del colegio. Es indispensable que esté pendiente del proceso y no espere únicamente a las entregas de notas; acérquese al colegio, pregunte, incluso si no tiene señales de alerta. Esto también le permitirá reconocer los aciertos del niño y premiar sus logros.

La mejor herramienta que puede utilizar es la comunicación. Establezca diálogos que fortalezcan la confianza y lo acerquen a los niños. Esto hará posible, identificar las situaciones que afectan a la niñez y prevenir factores de riesgo. Si se dan espacios de encuentro al interior del hogar, será más fácil abogar por todos los caminos posibles para mantener a los niños, niñas y adolescentes, motivados y enfocados.

Si quiere contribuir a que un niño o niña en condición de vulnerabilidad tenga herramientas para disfrutar de su etapa escolar, haga clic aquí.

 

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital