Recomendaciones para acompañar a los niños y niñas en el inicio de su vida escolar

Con alegría o muchas lágrimas, así empieza esta nueva etapa en la vida de los niños y niñas, que los enfrenta a un nuevo espacio, nuevos adultos y muchos niños más. Por lo general, solo se necesita algo de tiempo para que los niños y niñas asuman y disfruten el inicio de la vida escolar, pero nunca está de más que los padres de familia y cuidadores estén preparados para acompañarlos, animarlos y llenarlos de seguridad.

08-01-2019
¿Cómo acompañar a los niños y niñas en su inicio de la vida escolar?
  • No existe una edad específica que defina cuál es el momento indicado para que un niño o niña entre al jardín. Esta decisión depende del criterio y necesidades de cada familia. Para algunos expertos en pedagogía infantil, los 3 años son la edad ideal pues tienen más seguridad en la comunicación y contralan esfínteres.
  • El ingreso al jardín o el colegio requiere de un tiempo de adaptación, por eso, no espere que el proceso sea automático. Esto depende en gran medida de la independencia y autonomía con la que haya crecido el niño.
  • Los niños con hermanos mayores tienden a tener una adaptación más sencilla en el inicio de su vida escolar. Sin embargo, la personalidad de cada uno dará matices diferentes a esta etapa.
  • Es normal que los niños manifiesten su ansiedad, temor o inconformidad a través de comportamientos como pataletas, llanto e incluso ausencia de apetito. Algunos de ellos, manifiestan conductas regresivas de hábitos ya adquiridos como ir al baño o dormir solos.

(Puede interesarle: Que volver a clases no sea una pesadilla)

Haga más sencillo este gran paso en la vida de los niños y niñas con su amor y acompañamiento. No existe un manual, pero sí podemos darle algunas recomendaciones para empezar:

  • Aunque cada niño es diferente, es indispensable que hable con sus hijos y les explique los aspectos positivos de ingresar al colegio, como por ejemplo, conocer nuevos amigos y aprender nuevas cosas. Estas conversaciones promoverán la seguridad y confianza con la situación que están por enfrentar.
  • Si es posible, visite previamente el jardín o colegio en compañía del niño, para que se familiarice con el espacio y de paso, conozca a las personas que estarán acompañándolo durante la jornada escolar.
  • Lea junto a los niños, historias divertidas sobre un día en el colegio o el jardín, de esta manera se familiarizarán con las situaciones que allí puedan vivir.
  • Recuerde siempre despedirse del niño con alegría pero sin tomar mucho tiempo. No se vaya sin que se dé cuenta o utilice frases como “si lloras me pongo triste”; mejor, explíqueles a qué hora regresarán a casa.
  • Durante la primera semana, no es necesario que asista a la jornada completa. Con algunas horas es más que suficiente mientras termina su proceso de adaptación.

Con el paso de los días, el niño o niña se acoplará a esta nueva situación y entorno, consiguiendo que se adapte a nuevas rutinas, reconozca y practique nuevas pautas de convivencia, establezca nuevos vínculos afectivos y sobretodo, que despierte una actitud positiva hacia el aprendizaje.

Si quiere contribuir a que un niño o niña en condición de vulnerabilidad tenga herramientas para disfrutar de su etapa escolar, haga clic aquí.

 

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital