La grave situación que enfrentan las mujeres migrantes

La discriminación, los robos, la intimidación y abuso son los tres factores que más ponen en riesgo a las mujeres que hacen parte de la población migrante, retornada y de acogida en el caribe colombiano.

17-01-2019
El diagnóstico se hizo en los departamentos del Atlántico y La Guajira.

Así lo revela un diagnóstico hecho por World Vision en los departamentos Atlántico y La Guajira; la ONG, que brinda asistencia humanitaria en el marco de la crisis migratoria, recopiló la información con base en las percepciones de personas de nacionalidad venezolana (75%) y colombo-venezolana (25%).

Los datos arrojados revelan que hay un alto nivel de afectación de violencia basada en género hacia la población femenina. En Atlántico, entre varias opciones, el 25% de las mujeres dice haber sido víctima de algún robo, el 20% de discriminación y el 18% de alguna situación relacionada con abuso sexual. En La Guajira, otro de los departamentos con mayor recepción de personas provenientes del vecino país, se encontró que el 25% ha sido afectada por la discriminación (en parte debido a las prácticas culturales), el 21% por robos y el 10% por agresiones físicas. Sumando todos los resultados, agrupando hombres y mujeres, nuevamente los robos y discriminación ocupan el primer lugar con 27% cada uno, la agresión sexual con un 9%, el 37% no responde, a veces por temor a represalias.

Este diagnóstico evidencia el aumento de la xenofobia y la inseguridad que se presenta en las comunidades de acogida, al igual que actos violentos en contra de las niñas y mujeres, que vulneran sus derechos y ponen en riesgo su integridad.

El mismo documento manifiesta lo que dicen los encuestados sobre la protección de los niños y especialmente las niñas: El 31% de las familias refiere haber pasado algunos momentos sin poder acceder a los alimentos para sus hijos, el 27% dice que no existen lugares seguros para que los niños y niñas jueguen, debido a la invasión de los espacios públicos por personas que consumen drogas o bandas delincuenciales. Frente a esto, el 16% de las personas asegura que hay un número significativo de niños y niñas expresan estar asustados y/o traumatizados.

“Los esfuerzos de Gobierno, ONGs y fundaciones deben estar dirigidos a protegerlos frente a todas estas amenazas a las que se están exponiendo. La crisis hace mucho más vulnerables a las niñas y adolescentes”, asegura Claudia Sánchez, experta en asuntos de niñez y adolescencia de World Vision Colombia.

 

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital