Huellas de Ternura cruzó fronteras y está en Colombia

Cúcuta y Bucaramanga fueron las dos primeras ciudades en darle la bienvenida a esta caminata que cruza todo el continente por la protección de la niñez. Cerca de 2 mil personas marcharon en la capital santandereana.

08-02-2019
Caminata Huellas de Ternura en la ciudad de Bucaramanga, Santander

Las calles del centro de Bucaramanga se vistieron con los colores de las cometas que elevaron cientos de niños y niñas durante la caminata Huellas de Ternura. El oriente del país fue la primera región en darle la bienvenida a esta movilización que viene cruzando todo el continente para llevar el mensaje “Cero violencia, cien porciento ternura”.

Alrededor de dos mil personas partieron desde la parroquia San Laureano y llegaron a la Catedral de la Sagrada Familia, uno de los sitios emblemáticos de la capital santandereana. Comparsas, bailes, bandas marciales y niños entonando arengas alusivas a la paz y no violencia fue lo que se vivió durante la marcha en la que se vieron reflejados los esfuerzos hechos por varias organizaciones de América Latina y El Caribe para que la protección de la niñez sea una prioridad en todos los escenarios.

Esta actividad fue coordinada por el Programa de Centralidad de la Niñez, representado por el Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, Cáritas, World Vision, la Federación Internacional Fe y Alegría; con el apoyo de la Arquidiócesis de Bucaramanga. También estuvo presente Susana Rafalli Arismendi, ganadora del Premio Franco- Alemán de Derechos Humanos; y en esta ocasión, Embajadora de la Ternura y encargada de entregar la cometa a Colombia luego de su paso por Venezuela.

“Salir a caminar por los niños es una iniciativa que debe nacernos del corazón. Ellos y ellas necesitan que les escuchemos, que les demos voz, que nos tomemos las calles a su lado para decirle a todo el mundo que no queremos más maltrato, más abuso. Los asuntos de niñez deben ser prioridad en nuestro país”, aseguró Rafalli.

La caminata terminó con un acto simbólico en el que todos presenciaron cómo la cometa de la ternura se elevaba y se perdía entre las nubes, dejando muy en alto las peticiones y el llamado que hacen las organizaciones aliadas para llevar a cabo esta movilización: “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”

Huellas de Ternura llegará a Bogotá el próximo domingo 10 de febrero, fecha en la que se espera convocar a más de 5 mil personas, partiendo desde el parque de los periodistas para terminar en la Plaza de Bolívar.

 

 

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital