Haz tu donación Mi Patrocinio

¡Cambiémosle el rostro a la Guajira!

50 madres Wayú recibieron pautas de crianza y buen trato, para que en medio de las dificultades, la región en la que habitan sea más amigable con la niñez. Firmaron el Pacto por la Ternura en el que se comprometen a promover la protección de los niños y las niñas.

2017-09-13
Madres indígenas firmaron el Pacto por la Ternura Madres indígenas firmaron el Pacto por la Ternura

Si la Guajira por varios años ha sido considerado uno de los departamentos menos protectores para los niños y niñas, es momento de cambiarle ese rostro por uno que les sonría con esperanza. Para lograrlo, todos los sectores están llamados a dirigir esfuerzos encaminados a brindarle mayor bienestar a la niñez y adolescencia, incluidas las tribus indígenas de la región.

Es por eso que World Vision Colombia, y el grupo juvenil Ciego Gobierna, visitaron a varias madres Wayú con el propósito de promover en ellas pautas de crianza y buen trato con sus hijos e hijas. Fueron mujeres de las comunidades La Florida, Gipamana, Flor de Olivo y Pancho quienes recibieron a los jóvenes y a la organización. “Con este tipo de iniciativas contribuimos a que en un futuro, esos niños y niñas bien tratados también se relacionen con amor y respeto independiente de la cultura a la que pertenezcan”, dijo Inmaculada Fernández, gerente de World Vision Colombia para la región Caribe.

Además de talleres formativos, las madres indígenas, que dicen ser las menos favorecidas por el gobierno local y departamental, recibieron ayudas humanitarias. “Para nosotras es una alegría inmensa recibir un mercado, kits de higiene y ropa para mis hijos. Las enseñanzas que nos traen, y los obsequios que nos dan, nos motivan a seguir luchando.”, expresó María Epieyu, líder Wayú.

Como ella, otras personas de su comunidad tuvieron un intercambio cultural con los jóvenes de Cielo Gobierna y luego firmaron conjuntamente el Pacto por la Ternura, un documento simbólico en el que se comprometen a proteger a la niñez y adolescencia de cualquier forma de violencia. Sus firmas representan deseos de contribuir con el desarrollo del departamento a pesar de las necesidades insatisfechas que hay en muchos territorios. ¡Cambiémosle el rostro a la Guajira!