Haz tu donación Mi Patrocinio

Apostarle al arte para asegurar una niñez más protegida

A través de ExpresARTE, las comunidades de Piedecuesta participan en prácticas sanas que combaten diferentes formas de violencia en contra de la niñez. 475 niños y niñas fueron víctimas de maltrato intrafamiliar, durante el último año, en Santander.

2017-10-04
Niños y niñas de Piedecuesta demostraron sus habilidades para pintar Niños y niñas de Piedecuesta demostraron sus habilidades para pintar

Para contribuir en la reducción de los altos índices de violencia intrafamiliar, las dificultades que no permiten tener una sana convivencia y promover una adecuada resolución de conflictos, World Vision Colombia en asocio con la Secretaría de Desarrollo Social de Piedecuesta y el Centro Cultural Daniel Mantilla Orbegozo, llevó a cabo el proyecto ExpresARTE, en el que a través de la formación artística y cultural se promovió el buen trato, las relaciones basadas en el respeto y el fortalecimiento de los lazos afectivos.

La iniciativa, que se viene desarrollando desde este segundo semestre del año, incluyó a varios niños, niñas y adolescentes de la región, así como a sus padres, madres, cuidadores, voluntarios y otros actores de la comunidad. En ExpresARTE se les motivó a mostrar las habilidades que tienen para la pintura y la confección de títeres. Dos prácticas que además de incentivar la creatividad, motricidad y capacidad de plasmar ideas, permite un encuentro en el que se respeta y admira las manualidades del otro, se trabaja en equipo, se comparte en familia y se contribuye en la formación de buenos ciudadanos.

Padres, madres y cuidadores participaron en la confección de títeres
Padres, madres y cuidadores participaron en la confección de títeres



Según Forensis 2016, el más reciente informe publicado por Medicina Legal, 475 niños y niñas fueron víctimas de maltrato al interior de sus hogares en el departamento de Santander. De ahí la necesidad de impulsar este tipo de proyectos para que los responsables del cuidado y protección sean conscientes de lo importante que es velar siempre por hacer cumplir los derechos de la niñez y fomentar el trato con ternura y amor.

“He aprendido a pintar, a hacer cuadros bonitos, me ha gustado la gente porque es amigable y el profe es muy paciente”, dijo Sherman, un niño de 11 años que asistió a los talleres de ExpresARTE. Él decidió desconectarse de la televisión para llegar a un espacio comunitario donde pudo realizar creaciones artísticas y alejarse de prácticas que no aportan positivamente a su desarrollo. ¡Brindando las herramientas podemos adecuar entornos protectores para la niñez, combatiendo la violencia en estas comunidades!