Organizaciones líderes de los Derechos de la niñez convocan a una segunda revolución de los Derechos del Niño

Treinta años después de que los líderes mundiales adoptaran la Convención sobre los Derechos del Niño, millones de niñas y niños carecen de los derechos y la protección que necesitan para poder prosperar.

26-06-2019
La voz de las niñas y niños del mundo debe ser escuchada

NUEVA YORK, 26 de junio de 2019 – Treinta años después de que los líderes mundiales prometieron proteger los derechos de todos los niños, millones de ellos no asisten a la escuela, enfrentan la pobreza, la explotación, le violencia, el descuido, y el abuso.  Un nuevo informe, Una segunda revolución: 30 años de los derechos del niño y la agenda inconclusa, dice que es hora de que la comunidad global cumpla las promesas rotas de la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas (CDN).

Elaborado por la Alianza Joining Forces (Joining Forces), conformada por las seis organizaciones líderes enfocadas en la niñez, el informe aboga por una nueva era de compromiso con las niñas y los niños.  Los miembros de la alianza reafirman que los gobiernos deben tomar medidas audaces enfocadas en las niñas y los niños que siguen sufriendo, a menudo como resultado de la discriminación basada en su identidad de género, raza, casta, religión, discapacidad, u orientación sexual.

“Ha habido un progreso notable para las niñas y los niños desde la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, pero no podemos pasar por alto a los millones que se han quedado atrás”, dijo Meg Gardinier, Presidenta del Comité Directivo CEO de Joining Forces.  “Son las niñas y niños más vulnerables a quienes el mundo está pasando por alto, los que enfrentan la pobreza extrema, los jóvenes que viven en estados frágiles, los refugiados, y los niños con discapacidades.  Cuando se trata de traducir los compromisos en un cambio duradero, nos hemos quedado cortos y debemos hacerlo mejor.  Este es un fracaso moral, legal y económico que el mundo no se puede permitir”.

Las estadísticas globales reflejan los desafíos que todavía quedan. Cada año:

Más de 5 millones de niñas y niños mueren por causas prevenibles, y casi la mitad de estas muertes son atribuibles a la desnutrición;

Cada año, 95.000 niñas y niños (70% de ellos varones), son asesinados, y 15 millones de niñas adolescentes reportan haber tenido relaciones sexuales forzadas;

64 millones de niñas y niños no tienen acceso a educación primaria.

 

El informe destaca los factores clave que contribuyen a las brechas en el progreso, incluida la falta de inversión en servicios que son de importancia crítica para las niñas y los niños.  Por ejemplo, la mayoría de los países no cumplen con el gasto del 5-6% del PIB para garantizar la cobertura universal de la atención médica esencial.  Además, la ayuda extranjera de la que dependen muchos de los países se está quedando corta en áreas críticas como salud y educación.

Otro factor es la falta de datos de calidad.  Los gobiernos tienden a confiar en datos que reflejan los promedios nacionales, lo que dificulta identificar las necesidades de niñas y/o niños específicos y monitorear el progreso.  El desglose de los datos por género, edad, discapacidad y localidad, es cada vez más importante porque muchas violaciones de derechos se concentran en los grupos de niñas y/o niños desfavorecidos.

La Alianza Joining Forces está pidiendo a los gobiernos que adopten y actúen en todas las partes de la Convención sobre los Derechos del Niño.  Esto debe incluir:

  • Implementar leyes, políticas, presupuestos y programas que sean inclusivos a todas las niñas y los niños;
  • Promover los derechos de todas las niñas y los niños marginados y defender la igualdad de género;
  • Apoyar la participación significativa de las niñas y los niños y defender sus derechos a la libertad de expresión y de opinión.

Dar a las niñas y los niños una voz real y escuchar y prestar atención a sus opiniones, será crucial para el progreso.  Las niñas y los niños todavía son tratados como receptores pasivos de las decisiones que toman los adultos, a pesar que el derecho de los niños a participar es uno de los principios fundamentales de la CDN.  Existen barreras en todos los niveles de la sociedad, desde la falta de reconocimiento en las leyes y políticas, la falta de capacidad de los adultos para facilitar la participación de las niñas y los niños de manera significativa, y la falta de acceso a la justicia para las niñas y los niños que necesitan impugnar las violaciones de sus derechos.

"Escúchennos,” dijo Lucía, una joven de España que fue entrevistada como parte del proceso del informe.  “Hay muchas personas que piensan que cuando eres un niño o niña tu opinión será ridícula, o que no tiene sentido, o que no vale la pena.  Incluso si es buena.  Porque como eres un niño, tu opinión no vale la pena”. 

Para leer el informe completo y las recomendaciones, haga clic aquí.

**

“Joining Forces” es una colaboración entre las seis ONG líderes que trabajan con y para las niñas y los niños menores de 18 años (ChildFund Alliance, Plan International, Save the Children International, SOS Children’s Villages International, Terre des Hommes International Federation, y World Vision International).  En la actualidad, Joining Forces se enfoca en dos corrientes de trabajo: Child Rights Now!, de la que forma parte este informe, y Poner fin a la Violencia contra la Niñez.  Para más información, visite child-rights-now.org.

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital