LA NIÑEZ ESTÁ EN MAYOR RIESGO POR EL COVID-19

#PorLosNiños

Si bien las niñas, niños y jóvenes no se consideran actualmente los más vulnerables por el coronavirus (COVID-19), si están expuestos a altos riesgos por los efectos secundarios que éste genera. Pues en la medida que sus cuidadores se enfermen o mueran, la niñez y juventud más vulnerable a su cargo estará en mayor riesgo de desnutrición, abuso, explotación, enfermedades o muerte.

18-03-2020
Para World Vision, la unidad global es necesaria y urgente para prevenir potenciales efectos negativos del COVID-19 sobre la vida y salud de la niñez y juventud más vulnerable.

Para World Vision, la unidad global es necesaria y urgente para prevenir potenciales efectos negativos del COVID-19 sobre la vida y salud de la niñez y juventud más vulnerable, la población migrante y aquellos que viven en condiciones de pobreza y miseria.

"Nuestra preocupación primordial es la niñez, que ya ha sido severamente afectada por el cierre de sus escuelas y las pérdidas en los medios de ingreso familiar, además de la presión sobre sus sistemas de salud”, aseguró Andrew Morley, presidente de World Vision International.

Además, para los especialistas en salud de World Vision, es preocupante la situación de alta vulnerabilidad de las poblaciones afectadas por desplazamientos masivos, como las miles de familias migrantes venezolanas que se desplazan a lo largo de la región latinoamericana, y las poblaciones desplazadas por conflictos y enfrentamientos armados.

Para la ONG es necesaria la acción inmediata de los gobiernos no solo bajo el enfoque de atención a sus ciudadanos, los negocios, el comercio y los viajeros, sino también en la articulación de medidas en favor de aquellos países afectados por conflictos sociales y pobreza, en donde el contagio del COVID-19 puede tener efectos aún más severos.

“COVID-19 es un patógeno altamente contagioso y de alta transmisibilidad en contextos con problemas de higiene y sanidad, donde prevalecen aglomeraciones de población y donde el  monitoreo sanitario es débil”, afirmó Tom Davis, Líder Global en material de Salud y Nutrición de World Vision International, quien añadió, “esto significa que países que albergan números elevados de poblaciones desplazadas y refugiados, y donde hay escasez de personal e infraestructura médica, requieren de un intencional y urgente apoyo”.

Dada la experiencia de World Vision, trabajando a través de epidemias como el Zika o el Ébola, se sabe que estas circunstancias extremas tienen el potencial de obligar a las niñas, niños y jóvenes a situaciones desesperadas, como el abandono escolar y la exposición a la explotación laboral infantil, la mendicidad u otras situaciones de alta vulneración.

Por lo mismo la ONG internacional, ha ampliado las acciones de prevención y ayuda en todo el mundo, respaldando los esfuerzos de las autoridades sanitarias locales, las escuelas y los aliados comunitarios para prevenir la propagación del virus, compartiendo mensajes de prevención y protección a fin de sensibilizar a las familias frente a las medidas básicas para conservar condiciones sanitarias adecuadas.

Es esa asociación con los líderes comunitarios y religiosos una de las herramientas fundamentales para unir esfuerzos y fortalecer la prevención, el cambio de comportamiento y la protección de las niñas, niños y jóvenes, así como de otros miembros vulnerables de la comunidad.

Además, World Vision como organización internacional, ha lanzado una Respuesta de Emergencia de Salud Global a esta pandemia, iniciando acciones de emergencia en 14 países donde se tienen activos programas de patrocinio de niñas, niños y jóvenes con alta prevalencia del virus, trabajando en asociación con gobiernos nacionales, locales y aliados comunitarios, mediante:

  1. Evaluación de situaciones locales y preparación en respuesta a la emergencia según sea necesario.
  2. Capacitación de colaboradores, voluntarios de la comunidad y aliados frente a las acciones de prevención contra el COVID-19, identificación de síntomas y el acceso adecuado a la atención médica.
  3. Articulación con las autoridades sanitarias locales y las organizaciones comunitarias para difundir información precisa sobre COVID-19 a las comunidades y familias de niños patrocinados.
"Fomentar prácticas para prevenir la propagación de COVID-19 entre las familias y las comunidades, ayudar a apoyar los sistemas de salud locales y garantizar la existencia de redes de seguridad comunitarias para cuidar y proteger a las niñas y niños más vulnerables son nuestras principales herramientas para combatir el impacto de este virus", explica Jaisankar Sarma, jefe de programación de campo de patrocinio de niñas y niños para World Vision International.

El trabajo de la ONG continuará fortaleciéndose durante la duración de esta pandemia y será gracias al compromiso corresponsable con las comunidades, autoridades, patrocinadores y aliados, permitiendo garantizar el bienestar y la protección integral con ternura de las niñas, niños y jóvenes más vulnerables.

Por lo mismo, invitamos a las comunidades en Colombia a estar atentos frente a posibles incidentes que pongan a niñas, niños y jóvenes en situaciones de alta vulnerabilidad como desnutrición, violencia física, psicología o sexual, explotación laboral infantil, mendicidad, entre otras, y comunicarse de inmediato a las líneas de atención y protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF): línea 141 o a nivel nacional 01 8000 91 8080.

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital