DONANTES Y GOBIERNOS GARANTIZARÁN APOYO A MIGRANTES Y REFUGIADOS VENEZOLANOS EN MEDIO DE ATENCIÓN A PANDEMIA

Por primera vez, la comunidad internacional se reunirá virtualmente para reafirmar su compromiso de brindar recursos en favor de la crisis humanitaria en Venezuela, misma que ha ocasionado el éxodo de 5,1 millones de personas.

22-05-2020
Las necesidades de recursos para responder a esta emergencia se estiman en US$1,400 millones.

Los gobiernos de España y la Unión Europea serán los anfitriones del evento, que tendrá lugar el 26 de mayo. Las agencias de ayuda internacional, la comunidad internacional de donantes y gobiernos se unirán para un evento sin precedentes, en el que se comprometerán a apoyar a Venezuela y países vecinos afectados por la mayor crisis humanitaria del hemisferio occidental, agravada ahora por la pandemia de la COVID-19.

Las necesidades de recursos para responder a esta emergencia se estiman en US$1,400 millones, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas. Aun antes de la pandemia por COVID-19, la respuesta humanitaria a la crisis de migrantes y refugiados de Venezuela estaba severamente desfinanciada.

Garantizar recursos resulta crítico en un contexto en el que 5.1 millones de venezolanos han sido forzados a dejar su país debido a la deteriorada situación política y económica, y más de 7 millones de personas necesitan de ayuda humanitaria dentro de Venezuela. El cierre de fronteras y otras medidas tomadas para prevenir la diseminación del coronavirus ha convertido esta crisis humanitaria en una de proporciones sin antecedentes.

“Ahora más que nunca los venezolanos deben contar con el apoyo de la comunidad internacional y de los donantes”, afirmó Fabiano Franz, Director de Esperanza sin Fronteras, respuesta humanitaria de World Vision a esta emergencia.
“En este momento, millones de personas están sufriendo desnutrición, no tienen acceso a agua potable ni a infraestructura sanitaria ni de salud. Los niños, niñas y adolescentes, por su parte, enfrentan riesgos incrementados de abuso y explotación, al tiempo que sus procesos de educación se han interrumpido. Si no vamos con ellos ahora, entonces cuándo lo haremos”, agregó Franz.

Miles de familias migrantes y refugiadas son más vulnerables ahora debido al desempleo, al hambre, a la falta de fuentes de ingreso y al desalojo de sus hogares, situaciones que agravó la pandemia.

La reunión internacional de compromiso provee a la comunidad humanitaria y de donantes un marco para colaborar y garantizar recursos a gobiernos y organizaciones no gubernamentales que trabajan directamente con las poblaciones desplazadas y aquellas urgidas de ayuda humanitaria.

En la sesión también se discutirán temas clave de la emergencia tales como seguridad alimentaria, protección infantil, acceso a salud, integración social, empoderamiento económico y soluciones innovadoras para medios de vida.

Esperanza sin Fronteras, iniciativa de World Vision, provee ayuda humanitaria vital a los niños y  niñas más vulnerables y sus familias en el marco de esta crisis migrante y de refugiados. La operación multipaís incluye a  Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile y Bolivia.

Al atender también la emergencia por la COVID-19, World Vision ha adaptado su respuesta humanitaria en Venezuela y países circunvecinos priorizando a aquellas poblaciones en alta vulnerabilidad. Su labor se enfoca en proveer protección, nutrición, implementos de higiene, educación, kits de alimentos, trasferencias de efectivo digitales, agua y saneamiento tanto a los grupos migrantes como a las poblaciones receptoras.

La labor humanitaria de World Vision se realiza en asocio con organizaciones comunitarias, gobiernos locales y nacionales, empresas privadas, sociedad civil y organizaciones basadas en la fe.

“Con más cuatro décadas de operar en América Latina y el Caribe, y con presencias en 15 países y cientos de comunidades, World Vision tiene un posicionamiento único para auxiliar a las comunidades más golpeadas por la actual crisis, pero también para generar esperanza de un mejor futuro”, afirmó Joao Diniz, Líder Regional de World Vision para la región.  “Los asocios que resulten de esta sesión de trabajo serán vitales para asegurar la continuidad de nuestra misión”, concluyó.

La reunión virtual de compromiso es organizada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). El lunes 25 de mayo, previo a la cumbre, World Vision moderará un foro entre miembros de la sociedad civil, el gobierno español y la Unión Europea.

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital