Concluye Caminata Huellas de Ternura en Argentina, conozca el balance

Huellas de Ternura, la caminata de más de 15 mil Kilómetros que atravesó el continente, para sensibilizar a la gente sobre la importancia de criar a los niños con respeto; llegó a su fin este 23 de junio, en Quilmes, Argentina.

27-06-2019
Niños y niñas en la caminata Huellas de Ternura

En junio de 2018 se inició esta movilización social y ecuménica en Tijuana.

El muro que divide la frontera entre Estados Unidos y México, se convirtió en el punto de partida de una iniciativa que convocó a representantes de organizaciones civiles y eclesiásticas; además de padres de familia, maestros y cuidadores de menores en torno a una necesidad latente en América Latina y El Caribe; si analizamos las estadísticas sobre las dificultades que vive la primera infancia en el continente.

La cometa de colores, símbolo de la Caminata Huellas de Ternura, recorrió diversas ciudades de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Cuba, República Dominicana, Haití, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina.

Según cifras preliminares por parte de los equipos nacionales, la caminata movilizó alrededor de 400.000 mil personas en 21 países del continente.

Estas personas participaron en actividades entre las que figuran movilizaciones, eventos escolares, actividades parroquiales, foros, talleres, eucaristías, cultos, charlas y firmas masivas del pacto de ternura, entre otras.

El Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, en compañía de organizaciones como Cáritas Latinoamérica, World Vision, la Federación Internacional Fe y Alegría, la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC), la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR), la Red Mundial de Oración del Papa, el Movimiento Eucarístico Juvenil, la Asociación Latinoamericana de Educación Católica (ALER), la Pastoral da Criança Internacional, el Movimiento Juntos por la Niñez y la Juventud, Kindermision Werk y la Infancia Misionera, se unieron con la misma causa: posicionar en la agenda pública el flagelo de la violencia contra la niñez y la necesidad de promover un cambio que garantice a los niños el cumplimiento de sus derechos, porque existen diversos factores que inciden en su crecimiento.

 

Multiplicadores y embajadores de la ternura

Cabe destacar que este recorrido, aparte de las actividades para concentrar y movilizar a la población para expresarse sobre el tema, también se preocupó por liderar talleres formativos sobre la metodología de la Crianza con ternura, en los que más de 1.000 personas entre agentes de pastoral, docentes, líderes eclesiales, pastores evangélicos, sacerdotes, religiosas, misioneros, padres, madres, periodistas y servidores públicos fueron capacitados como multiplicadores de la ternura. Su misión inmediata será llegar a los centros educativos, familias e iglesias para llevar el mensaje a las bases.

Igualmente, en cada país acompañaron las acciones de los llamados embajadores de ternura; hombres y mujeres destacados por su compromiso con la infancia y testigos de la ternura de Dios en los niños. Gracias a su participación y compromiso fue posible que la cometa surcara los cielos de todo el Continente.

Uno de los puntos de inflexión más significativos de la caminata fueron las actividades realizadas en las fronteras de países como Haití, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Chile y Argentina, en las cuales los niños y niñas migrantes elevaron su voz, reafirmando que nadie es ilegal, mucho menos un niño que migra como efecto de las dificultades internas de su país de origen. Fueron encuentros fraternos que construyeron puentes de solidaridad, donde otros quieren levantar muros.

Los niños en el centro

Elvy Monzant, quien fuera Secretario Ejecutivo del departamento de justicia y solidaridad del CELAM, en el cuatrienio que acaba de culminar, además de uno de los organizadores del evento destacó que “Cada país con su creatividad organizó diversas actividades, animando a poner a los niños y niñas en el centro de nuestras opciones pastorales y de las políticas públicas”.

Caminatas con miles de personas, pequeñas marchas, actividades didácticas en las escuelas, juegos al aire libre, tomas de medios de comunicación, encuentros de oración ecuménicos, entre otras muchas actividades tuvieron lugar durante todo el año.

Otro de los momentos significativos de la Caminata fue la celebración de la Eucaristía de la Ternura. A través de un guion litúrgico diseñado con la orientación del departamento de liturgia y comunión eclesial del CELAM, se logró convocar a miles de feligreses en una celebración donde los niños y niñas fueron los protagonistas, con una liturgia inspirada en textos bíblicos alegóricos a la infancia.

Jesús se nos mostró como el pan de Vida, fuente de donde maná la Ternura, que hoy sigue diciéndonos 'dejen que los niños vengan a mi" porque " yo he venido para que tengan vida en abundancia”, comentó Monzant. 

Cero violencia, 100 por ciento ternura

En noviembre de 2018, en sus peticiones por la paz del Mundo, el Papa Francisco se sumó al lema de la caminata. “Con cero violencia y 100 por ciento de ternura construyamos la paz evangélica”, con estas palabras el Santo Padre se convirtió oficialmente en uno de los embajadores de la ternura a través de su vídeo mensual.

Como es sabido en distintos espacios, el Sumo Pontífice ha sido un asiduo promotor de la ternura, en esta ocasión, en el marco de la caminata, todo fue posible gracias a la alianza y apoyo irrestricto de la Red Mundial de Oración del Papa y el Movimiento Eucarístico Juvenil.

Más allá de la caminata

Una vez culminada Huellas de Ternura, ¿qué viene después?

Ante este interrogante, Harold Segura, Director de Fe y Desarrollo de World Vision América Latina, vinculado al trabajo ecuménico con el CELAM y organizador de esta caminata, confirmó que se realizará “el proceso de réplica de talleres de Ternura contando con quienes fueron entrenados durante la Caminata”.

Para ello el Programa Centralidad de la Niñez (PCN), instancia surgida desde el CELAM, junto a World Vision, Fe y Alegría y Cáritas, trabajará en un sistema de registro para dar cuenta de esa multiplicación en cascada en todos los países.

Igualmente se tiene prevista la construcción de una guía pastoral con orientaciones bíblico teológicas que permitan dar claves en la construcción de una cultura de los cuidados. Un proceso muy necesario en estos tiempos donde el laicado y la vida consagrada en sus diversos carismas, están llamados a sanar heridas y a construir espacios para dignificar a los niños. Todo ello en un espíritu de apertura y unidad con las organizaciones aliadas de caminata y todas aquellas que se quieran sumar.

Desde cada país, con la experiencia adquirida, seguirán también los espacios de incidencia pública, el diálogo con las autoridades, organizaciones civiles, medios de comunicación, debe continuar –según Segura– pues “necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”.

Finalmente se tiene establecido consolidar alianzas entre los socios nacionales e internacionales, para seguir promoviendo acciones puntuales en favor de la niñez, pues “es en el trabajo en redes como lograremos seguir unidos para hacer verdadera incidencia, para que los niños puedan verdaderamente aspirar a una vida digna y en abundancia”, señaló Segura.

Suscríbete a nuestro boletín
Diseño y Desarrollo: Náutica Digital